San José y la congregación

s. josSan José es el centro espiritual de la misma y de él todos llevamos el nombre con que se nos conoce: Josefinos.

 

En el siglo XIX un grupo de sacerdotes de Turín, cuando empezaba la industrialización de la ciudad, fundó bajo la guía de Giovanni Cocchi, un colegio para niños huérfanos y desamparados a los que se daba una cultura de base y se le enseñaba un oficio artesanal.

Tomaron como modelo a San José, educador de Jesús y patrono de artesanos, inspirándose en él y promoviendo si devoción en el colegio. Siendo director, don Pietro G. Berizzi fundó, en 1867, una asociación o cofradía en el colegio dedicada a San José y formada por miembros del colegio.

Meses después a Berizzi le sucedió, como director, San Leonardo Murialdo que prosiguió toda su obra ayudado por otros sacerdotes y maestros. El 19 de Marzo, en este ambiente de devoción al santo y en la capilla dedicada a él en el colegio, se fundó la Congregación de San José. Dieron vida a la misma los sacerdotes Eugenio Reffo, Giulio Costantino, Sebastiano Mussetti y Leonardo Murialdo y enseguida reconocieron como fundador y guía al director del colegio, Leonardo Murialdo, siendo los demás cofundadores de la congregación. Ellos establecieron en el primer reglamento de la congregación, no solo que se llamara de San José y el santo fuera su principal patrono por haber sido in santo artesano y custodio del más Santo Artesano, Jesús, sino que la congregación había de invocar su intercesión en cualquier necesidad, había de imitarlo en sus admirables virtudes, especialmente en la humildad y la caridad, y de todas las maneras posibles había de propagar su devoción.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información